¿Necesitas algo en especifico?

Ciego

Estoy muerto.
No tengo vida, entonces, estoy muerto.
Pero puedo pensar.
¿Como es que puedo pensar, si estoy muerto?
¿La muerte no implica dejar de pensar?
Entonces, estoy vivo.
Pero no tengo vida.
Por ende, estoy muerto.

Intento abrir mis parpados, pero no hay parpados que abrir. Tampoco hay ojos.
No veo. Estoy ciego.
Pero siento. No... Ya no siento más.
Ahora escucho. "Probando".
Eso escuché.
"Probando."
"Funciona."
"Apagalo".
Ya no escucho más.
Pero habían pasos. Por el intervalo entre cada paso, sé que estaban apurados.
¿Como lo sé?
No sé.
No sé como sé.
Pero eran muchos. Y estaban apurados.
¿Los pasos estaban apurados?
No.
Los pasos no están apurados.
Es el ser orgánico el que está apurado.
Entonces, los pasos eran de un ser orgánico.
El ser orgánico está vivo.
¿Los pasos están vivos?

Siento dolor. Intento gritar. No puedo.
No soy capaz de gritar. Pero me duele.
Sin embargo, puedo pensar.
Pienso con claridad.
Pero me duele.
No tengo boca, y debo gritar.
Debo gritar.
Ya no duele más.
Ya no necesito una boca.
No la necesito.
Porque no duele.
Y no debo gritar.

Siento. Siento.
¿Que es lo que siento?
Es suave.
Algo toma mi muñeca.
¿Tengo mu?eca?
Debo tenerla, si algo la está tomando.
¿Como sé que algo toma mi muñeca?
No veo.
No tengo ojos.
No tengo parpados.
Pero lo siento.
Siento que toman mi muñeca.
Y es una mano suave.

La suavidad dirige mi muñeca. La unica que tengo.
No tengo más.
Siento dedos. Son míos. Y están tocando algo.
Siento puntos, puntos sobre algo de metal.
Me hacen recorrerla de un lado al otro. Es rectangular, y está inclinada. Veinte grados. No más.
Me hacen sentir los puntos de nuevo.
"Mi nombre es A, vivo en B, y quiero ser C."
¿Por qué pensé eso?
No sé.
Creo que los puntos me lo dijeron.
¿Soy "A", entonces? ¿Donde es "B"? ?¿Quien es "C"?
No sé.
Pero ya no siento más.
Ya no hay suavidad moviendo mi muñeca.
Ya no tengo muñeca.
Ya no hay puntos.
Pero no soy "A".
No. "A" no me gusta.
No soy "A".
Tampoco quiero vivir en "B". Ni quiero ser "C".
Pero... ¿Quien soy? ¿Donde vivo? ¿Que quiero ser?
No lo sé.

Huelo. Hay olores.
Los puedo oler.
Me gusta.
Lo que me gustaba se va.
Ahora no me gusta.
Es otra cosa.
Vuelve a gustarme. Pero a la vez, no me gusta.
Lo que no me gusta es más fuerte que lo que me gusta. Me siento mal, quiero gritar que se detengan los olores.
Pero no puedo gritar.
No tengo boca.
¿Son dos cosas que me muestran? ?Dos cosas que me hacen oler?
¿O es que es una sola cosa, y no sé que sentir sobre ella?
No sé.

Siento. Siento de nuevo.
Pero esta vez, no es como antes.
Ahora, me siento a mi mismo.
Soy solo un torso, y una cabeza. Pero me faltan cosas.
Sí.
Tienen que faltarme cosas.
Yo antes tenía una muñeca. Y dedos.
Ahora los tengo. Tengo una muñeca. Tengo dedos. Tengo un brazo.
Ahora tengo dos brazos.
Siento como se encastra una pierna.
Dos piernas.
Ahora tengo parpados... Pero no tengo ojos.
Parpadeo, pero no modifica nada.
Todo es negro.
No, ahora es azul.
Pero no tengo ojos.
Pero veo azul.
Ahora, el azul se apaga. Negro de nuevo.

Puedo escuchar.
"Funciona."
Eso escucho.
No quiero dejar de escuchar.
¿Por qué no podía tardar más en decir "Funciona"?
Ahora lo apagaran. Y no escucharé más.
"Perfecto, dejalo así."
No entiendo.
¿Por qué no lo apagaron?
Antes lo apagaron luego de decir "Funciona".
¿Por qué las cosas cambiaron?
¿Que fue diferente?
¿Hice algo bien?
"¿Hola? Parpadea si me escuchas."
Es una voz suave. Está muy cerca. Escucho su respiraci�n
Está vivo.
Quiero tomarlo. No me puedo mover.
Quiero decir "sí". No tengo boca.
Quiero saber como huele. No tengo olfato.
Quiero saber como se siente. No tengo tacto.
"Creo que no funciona..."
Parpadeo.
"Apagalo."
Parpadeo varias veces.
No escucho más.
¿Por qué lo apagaron?
Yo quería escuchar.

Me levanto. Me puedo ver a mi mismo. Pero el resto, es negro.
¿Estoy viendome? Tengo ojos. ¿Pero por qué estoy solo yo?
¿Donde están los demás?
Levanto mi brazo. ¿Por qué lo levanto?
No quiero levantarlo. Quiero bajarlo.
No baja. Mi mano se abre a la mitad, y lago sale de allí. Me asusto, quiero moverme, quiero escaparme.
No puedo hacer nada.
No me duele.
Pero quiero gritar igual.
De la abierta mano sale energía.
Fluye.
Es rápida, es fugaz, se escapa.
Escucho ruido.
"Impacto. Funciona."
Ahora vendrán a pedirme que parpadee. Me preparo para parpadear.
"Apagalo."
No escucho más.
No entiendo.
Me quedo quieto.
Si pudiese moverme, me quedaría quieto también.
Pero no puedo. Entonces, me quedo quieto.
No entiendo.

Tengo miedo, me muevo. Intento alejarme, esta vez puedo. Escucho, siento, huelo... Pero no veo.
Tengo boca.
Por fin tengo boca.
Grito. Grito.
Estoy desesperado.
¿Esa es mi voz?
No me gusta.
No la entiendo.
No es la que yo escucho en mi cabeza.
No me gusta.
Me ordenan que me tranquilice. ¿Quien fue? No sé.
Pero quiero saberlo.
Pero no lo sé.
Me tranquilizo. Pero no estoy tranquilo. Estoy quieto, no me muevo. Pero estoy intranquilo.
Tengo miedo. Quiero irme.
Pero no puedo moverme.
No puedo ver. No puedo sentir. No puedo escuchar. No puedo oler.
Estoy atrapado dentro de mí mismo.
Y no puedo salir.

Escucho.
"Funciona."
¿Dirá que lo apague, o dirá que parpadee?
"Llevalo al campo."
No entiendo.
No entiendo.

Me muevo. Camino.
Tengo ojos, pero no veo.
"Su vista funciona."
Dicen.
Pero no es cierto.
No funciona.
No veo.
Pero dicen que veo.
Están equivocados.
Pero camino, y se por donde voy. No me choco con nada.
¿Por qué no veo, entonces?
¿O veo?
No sé.
Creo que no veo.
No entiendo.
Pero quiero entender.

Ahora, siento. Escucho. Huelo.
Se siente suave en los pies.
Escucho agudos y leves sonidos, como si algo pequeño cantase. Escucho cosas que mueven. Mueven el viento. Se alejan hacia arriba, y hacia el norte.
Huelo perfumes. Perfumes de todos los olores.
Me recuesto. Esta vez, nadie me lo ordenó. Escucho que me nombran. Pero no escucho mi nombre.
Se refieren a alguien que no soy yo, pero me nombran igual. Y me se?alan. No veo que me se?alen, pero seguro lo hacen.
Suenan curiosos, suenan intrigados.
Cierro mis parpados y respiro.
Me siento bien.
"Apagalo."
Me desespero.
Quiero escaparme. Pero no me escapo. No quiero irme.
Me aferro a la suavidad y grito.
Pero ya no me aferro más.
No siento, no escucho, no huelo, no grito.

Estoy recostado de nuevo. ¿Donde?
No es suave. No me gusta.
Es metal. Es frio.
"Es un éxito."
Dicen.
"Sí."
Suenan felices.
No estoy feliz.
Pero estaba feliz.
En la suavidad estaba feliz.
Pero ya no.
Porque no está la suavidad.
¿Solo puedo ser feliz en la suavidad? ¿Recostado?
Tiene que haber otra forma.
"¿Lo apago?"
Dicen. Me pongo tenso.
"No."
Parece orgulloso de decir "No".
Me relajo.
"¿Por qué?"
No quiero saberlo. Pero no sé como decirles que no lo digan.
"Porque es un éxito."
Alguien se acerca.
"Dí 'Sí' para asentir. Di 'No' para negar."
Digo "Sí."
Ríen un poco. Suenan felices.
"¿Sientes?"
Digo "Sí."
"¿Hueles?"
Digo "Sí."
"¿Escuchas?"
Digo "Sí."
Ríen un poco.
"!Claro que escuchas! ¿Como te responde, si no?"
Lo dijo otro ser. Tiene razón.
No me di cuenta de eso.
Me río.
Se quedan callados.
No entiendo.
"¿Se rió?"
No dicen nada más. Me asusto, creo que dejé de escuchar.
Pero unos pasos que vienen hacia mi me relajan.
"¿Sos feliz?"
Es una voz nueva. Es suave.
Digo "No."
"¿Por qué?"
No se como responderle.
"¿Como va a ser feliz? ?Estas demente?"
Dice una voz grave. Me suena familiar. Pero no se quien es.
"No sé."
Dice una voz suave.
Silencio.
La voz que me hacia las primeras preguntas vuelve a hablar.
"¿Ves?"
Digo "No."
"No vé. Vayan a ver."
Siento pasos. Me tocan el rostro.
Me sacan los ojos.
Grito.
Me duele.
"Tranquilizate."
Me ordenan.
Me tranquilizo.
Pero no estoy tranquilo.
Tengo boca, pero no puedo gritar.
No me dejan.

Me encastran nuevos ojos.
"Estaban mal conectados."
Dice una voz.
"Que raro..."
Dice la otra.
"Sí."
Dice la primera.
Espero.
"¿Y? ¿Lo van a activar algún día?"
Dice una tercera voz, exasperada.
"Sí. Ya voy."
Dice la segunda.

Estoy decepcionado.
Estoy triste.
Prefería no ver.
Prefería ser ciego.
Antes, las cosas se veían más bellas.
Ahora, no son como las veía.
Pero antes no veía.
Entonces, imaginaba.
¿Puedo imaginar?
Parece que sí.
Pero no quiero imaginar.
Ahora que veo, ¿por que voy a imaginar?
No. Estoy equivocado.
Imaginando, las cosas son más bellas.
Quiero seguir imaginando.
Cierro los ojos.
"¿Ves?"
Me preguntan.
"Sí."
Respondo.
"¿Por qué cerras los ojos?"
Me preguntan.
"Porque las cosas son mas bellas sin no las veo."
Respondo.
Ahora pude hablar.
Ahora pude explicar.
¿Que cambió?
No sé.
Pero están en silencio.
"Apagalo..."
Dice uno.
"!No!"
Grito.
Silencio. No me muevo.
Abro los ojos y miro de nuevo.
El lugar es amplio. Esta lleno de maquinas, aparatos, luces, y seres vivos.
Todos tienen dos brazos. Todos tienen dos piernas. Todos tienen un torso. Todos tienen una cabeza.
Todos tienen ojos. Todos tienen nariz. Todos tienen orejas.
Yo también soy como todos.
Las paredes son de metal. No me gustan. Mis ojos no son felices.
Pero mis ojos no pueden ser felices, ni estar tristes.
Entonces, soy yo el que no esta feliz con lo que mis ojos ven.
"¿Por qué no querés que te apaguen?"
Me pregunta otro.
"No me gusta que me apaguen. Me siento muerto."
Respondo.
No sabía eso.
¿En verdad me siento muerto?
Entonces, ahora me siento vivo.
Sonrío.
Sé sonreír.
"¿Por qué sonreís?"
Me pregunta el mismo.
"Porque me dí cuenta de que ahora me siento vivo, y de que sé sonreír."
Mantengo mi sonrisa. Miro al que me habla.
Mis ojos se acomodan a la intensa luz que hay detrás de él.
Está sorprendido.
Se gira y susurra algo.
Lo escucho.
Lo entiendo.
"¿Que fue lo que creamos?"
Eso dijo.
Pero bajito.
No quería que lo escuche.
No quiero preguntarle, porque él no quería que lo escuche. No quiero que se sienta defraudado. Pero quiero saber. Deseo saber más de lo que quiero protegerlo.
"¿Ustedes me crearon?"
El hombre se gira parido.
Me referí a ellos como si fuesen muchos, pero solo ví a uno.
"Sí."
Responde, perplejo.
"¿Por qué me crearon?"
Pregunto, curioso.
"No sé."
Responde. Esta paralizado. No entiende.
El no entiende.
No soy yo el único que no entiende cosas. Él también no entiende.
Se alejan. Me dejan solo. Me intento levantar, pero estoy atado.
No, no estoy atado.
Ya no me puedo mover.
Intento gritar.
No puedo.
Miro alrededor, me doy cuenta de que ya no veo.
Ya no huelo.
Ya no siento.
Pero escucho.
"Apagalo..."
Y ya no hay más.

8 gentes que dijeron cosas:

Anónimo dijo...

Copado.
Pero raro.
Repite.
Aburre.
Lo siento.
Pero aburre.
Acciones se describen.
Aburre como texto, oraciones cortas.
Pero es raro.
Publico comentario.
Hago clic.
Acepto.
Deslogueo.

Anónimo dijo...

Demasiado extenso para decir siempre lo mismo.

Harry dijo...

Tremendo ._. la gente que no se para a ver como entiende nunca va a entender un texto así.

JM dijo...

Genial. Y siguiendo un poco a Harry, esto ayudar a entender un poco como funciona el entendimiento...

ró. dijo...

me gustó,
pero es verdad de que un poco extenso,
soy isa :)
dejó el blog abierto mi mamá y lo chusmié un poco
me dejó pensando el texto
sí, un poco aburrió, por la extensidad,
pero es muy bueno,
te felicito elu :)
ah, y te dejo mi blog para que 'biches'

Anónimo dijo...

Muy lindo sos muy bueno escribiendo

Anónimo dijo...

Vayanse a la reverenda mierda con sus comentarios negativos. El cuento está bueno, si no les gusta por qué mierda lo leen.

Anónimo dijo...

me gusto... senti q era el androide y sentia lo q èl. Me gusto tanto q comente jajaja!!

Publicar un comentario